Diferenciar un aviso del Registro de un intento de estafa

icannCuando se registra un dominio de la familia gTLD (como los populares .com), los contactos que se especifican, especialmente el propietario y el administrativo, comienzan a recibir correos. Son de dos tipos:

  • Correos de ICANN, en cumplimiento de la controvertida normativa de verificación de datos.
  • Correos de todos los spammers estafadores del mundo, que intentan vender “domain listing” y cosas así, haciendo parecer que si no se les paga una cierta cantidad, el dominio no funcionará.

Desgraciadamente, los correos de los segundos cada vez se parecen más a los primeros; y los primeros, por su parte, parecen querer parecerse a los segundos.

Todo lo que hay que saber, en el fondo, es que para registrar y mantener registrado un dominio, es menester pagarlo; y una vez pagado, no hay que pagar más que las renovaciones, mínimo un año después. Aparte de esto, si el dominio se quiere usar para algo, obviamente hay que pagar un alojamiento con lo que se necesite. Pero esto será, en todo caso, por acción nuestra (del propietario o administrador del dominio) y con la empresa que se elija; en ningún caso va a ser necesario hacer una gestión extra que implique un pago para que el dominio per se funcione.

Y aquí viene el interesante problema de la verificación de contactos de ICANN. ICANN, y en su nombre nuestro Registrador (que no tiene por qué ser nuestro proveedor directo), nos mandará anualmente un correo recordando que hemos de mantener correctamente los datos de registro de nuestro dominio. Este correo dimana de la norma conocida como WDRP. No hay que hacer nada con eso; no es spam, pero se puede borrar sin compasión.

Pero, pero, pero, ICANN también nos puede mandar otro tipo de correos, los correos de verificación de contactos. Y a estos correos sí que hay que hacerles caso… So pena de que suspendan nuestro dominio. ¿El que hemos pagado, cumple las normas de registro, y está en vigor, y posiblemente depende del mismo el correo y la web de la empresa? Si, ese mismo. La solución, en teoría, es fácil: No hay más que hacer clic en donde las instrucciones dicen. Pero esto es más fácil de decir que de hacer: El correo, como decía antes, parece un spam de un estafadorcillo de poca monta. Dice lo mismo, en resumen: Pinche aquí o pasará algo malo. Lo dice, generalmente, en inglés. Y, para acabar de redondearlo, las más de las veces no viene con la imagen de nuestro proveedor porque nuestro proveedor no es un Registrador, sino que usa los servicios de otro.

No hay una receta sencilla para lidiar con este problema, pero en todo caso, ante la duda, lo mejor es dirigirnos a nuestro proveedor de alojamiento. Si la cosa va a peores, y nos suspenden el dominio, una gestión con el Registrador nos lo podrá volver a poner en marcha en cuestión de unas horas.