La calidad del dato en los dominios

Los dominios .es están actualmente, y desde hace unos pocos años, pasando un duro pero inexorable proceso de revisión para mejorar lo que llaman en red.es, algo pomposamente, la calidad del dato.

Al final del día, en román paladino, esto significa que los dominios que tengan datos incorrectos son susceptibles de ser suspendidos; muchas veces, aparentemente sin previo aviso. ¿Por qué? Porque el aviso, cuando se produce, va al contacto administrativo. El cual los puede ignorar, no llegar a recibir porque el correo esté mal, haya cambiado, o mil posibles problemas más. Cosa que, en la práctica, es lo más común.

Aunque la forma es manifiestamente mejorable, en el fondo no les falta razón; de hecho, escribí un artículo sobre la parte más crítica de los datos de registro, que es el propietario, hace poco:

Mi casa… Es mía, ¿verdad?

La gestión de dominios se tiende a considerar algo de poco valor. Porque “generalmente todo funciona”, porque son un activo muy barato, o porque las historias de horror son estadísticamente pocas. Por lo que sea, la mayor parte de las organizaciones no parecen dar prácticamente ninguna importancia a algo que, al fin y al cabo… Es el principio y pieza esencial de su presencia en Internet.

Nosotros no tenemos una solución mágica, pero la experiencia nos ha demostrado cómo se evitan los problemas y, de presentarse, cómo se resuelven deprisa:

  1. Una buena plataforma. La nuestra, tcpanel, implementa y mantiene al día todos los procedimientos de normativa de red.es, Verisign y una larga lista de TLDs.
  2. Un buen servicio técnico.
  3. Comunicación. Esto es prevención. Es la parte más difícil, pero insistimos en ello. Hablamos con nuestros clientes. Publicamos artículos en el blog. Los dominios son activos digitales críticos y generalmente descuidados. Lo primero es por definición, lo segundo por percepción que ha de corregirse.

Los problemas con los dominios, cuando se presentan, generalmente detienen en seco la actividad de una empresa basada en Internet. En ese momento, el tiempo es oro. Cada hora que se tarde en resolver el asunto, se pierden posiciones en Google, dinero de publicidad, confianza de clientes, cuando no los clientes propiamente dichos.

El tener problemas por descuidar los datos de titularidad o administración de un dominio es algo que puede evitarse invirtiendo minutos pero que, en caso de llegar a suceder, puede llegar a costar una cantidad sin fondo de tiempo, dinero y esfuerzo resolver.

¿Parece que los españoles somos, como tenemos por costumbre, más papistas que el papa? Bueno, en este caso somos más bien profetas. No hay más que ver la página actual de cumplimiento contractual de ICANN que empieza, poco a poco, a generar su propio anecdotario.