En los armarios comunes en los centros de datos de todo el mundo, típicamente de 42U de alto y 19 pulgadas de ancho entre pilares, lo más habitual es que los agujeros para instalar los equipos sean cuadrados, en ellos se instalen tuercas enjauladas M5 o (más frecuentemente) M6, y a esas tuercas se atornillen tornillos que, habitualmente, son de estrella.

La costumbre, lo común, es siempre aconsejable en asuntos que carecen de motivos para hacer otra cosa. En casi cualquier centro de datos se puede encontrar un destornillador Phillips en un apuro, y los tornillos de ese tipo son ubicuos y fiables. ¿Por qué Tecnocrática usa Allen?

Hay tres motivos por los que elegimos tornillos diferentes. Concretamente, tornillos Allen M6x30 de acero inoxidable ISO4762 (alias DIN912, CSN 021143, PN 82302 o UNI 5931). Proveedor habitual, cofan en chez Hermanos Crube.

El primero, tiene que ver con la instalación y retirada de los mismos. En los armarios de 600 mm de ancho comunes en los centros de datos, no siempre el destornillador puede alinearse correctamente con el tornillo. Los tornillos Allen tienen la peculiaridad de que, usando un destornillador de cabeza de bola, el vástago del destornillador puede formar un ángulo de hasta 20 grados con el tornillo. Suficiente, en nuestra experiencia, para apretar y aflojar incluso en los sitios más endiablados.

El segundo, tiene que ver con la dureza. En los centros de datos, los tornillos se usan una y otra vez. En los tornillos Phillips (y ya no digamos en los Phillips usados con una cabeza PZ), las repetidas operaciones de apriete y afloje van desgastando la cabeza de los mismos. Los Allen de acero inoxidable resisten repetidos aprietes y desaprietes sin desgaste apreciable, lo cual además evita la incómoda situación de tener un tornillo que se ha podido apretar… ¡Pero que no se puede aflojar!. A esta situación hay que añadir que, ocasionalmente, hay equipos en que los tornillos M6 entran justos, y una aleación más blanda haría que se dañaran al entrar; vienen a la cabeza los extraños soportes traseros de los, por demás bastante bien paridos, Cisco Nexus.

Por último, pensamos que quedan más estéticos. Su aspecto pulido y siempre brillante, con sus arandelas también de acero inoxidable, aportan un aspecto pulcro y solvente a los equipos.

Los tornillos Allen de acero inoxidable no son apreciablemente más caros que las aleaciones inferiores de los Phillips del todo a 100, y al mismo tiempo aportan ventajas. Salvo las guías de instalación sin herramientas, como las suministradas con los servidores Dell o HP, entre otros, son lo mejor para la instalación de equipos en los armarios.