¿Es ilegal Google Analytics?

En el momento de escribir este artículo, no está del todo claro.

Analytics es uno de los servicios de Google de los que podríamos llamar sinérgicos. Dan un servicio que es bueno para el usuario, a cambio de datos. Pero no solamente datos para Google; también para el webmaster, que mediante su uso, puede afinar el funcionamiento de la web. Lo cual, en muchísimas webs, significa que atraerán más y mejor tráfico (es decir, personas visitándolas) y por tanto podrán vender más y mejor publicidad. Todo el mundo contento.

Analytics recaba todos los datos a su alcance

Para poder funcionar, Analytics recaba todos los datos a su alcance. No solamente del servidor, sino también de los clientes, tales como cookies, datos del navegador y del sistema del usuario, tiempos y otros metadatos.

Y esto nos acerca al meollo de la cuestión. Porque ya está establecido que las cookies andan en la fina línea de los datos personales cuando los datos que contienen lo son. Los mil matices sobre cookies se pueden leer en un detallado documento divulgativo publicado por la Agencia Española de Protección de Datos, titulado Guía sobre el uso de las cookies.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos dice en una resolución reciente que nada menos que el Parlamento Europeo ha violado el RGPD en su web sobre el CoViD al usar Analytics. Más en detalle, indica que este uso es contrario a lo dispuesto en la sentencia Schrems II del Tribunal de Justicia de la UE, de Julio de 2020. Por cierto, el director del Supervisor, Leonardo Cervera Navas, publicó recientemente un interesante artículo sobre protección de datos en tiempos del CoViD-19, del cual desafortunadamente solo los buenos deseos de temporada están disponibles en español.

Algunos medios de comunicación han publicado artículos un tanto apocalípticos sobre la materia, como este de Voz Pópuli, en el cual se afirma que «diferentes abogados contactados por este diario, que consideran ilegal la aplicación en tanto en cuanto vulnera la ley».

La CNIL francesa, (Commission Nationale de l’Informatique et des Libertés, un equivalente aproximado a nuestra Agencia de Protección de Datos) declara ilegal el uso de Analytics en Febrero (versión en inglés).

¿Hay alternativa?

Analytics de Google no es el software de análisis más pionero, ni el más potente. Sí es especialmente sencillo de poner a funcionar, lo conocen muchos profesionales haciéndolo una suerte de estándar de facto, como lo eran Word y Excel antaño, y el precio de 0 euros es difícil de batir. Pero, sobre todo por la preocupación por la privacidad y el tratamiento de datos, existen alternativas.

Quizá el competidor más directo de Analytics es Matomo (anteriormente conocido como Piwik). Funciona de una manera similar; solamente hay que instalarlo en algún subdominio de nuestro servidor y, al igual que con Analytics, integrarlo en nuestra web copiando y pegando un poco de código. Su capacidad de análisis, aunque no es tan profunda como la de Analytics (ventajas de poder comparar con básicamente todo el resto del mundo), sí cubre muchos casos de uso que no necesitan más.

Otra alternativa interesante es PostHog, que además se ha apresurado a hacer leña del árbol caído, creando una web informativa sobre la situación.

Para los interesados en historia informática, el decano de los analizadores de tráfico web y que aún sigue vivo, aunque no se usa mucho debido a sus limitaciones comparado con software más moderno, es Webalizer. Este requiere acceso a los históricos que van escribiendo los servidores web, y su análisis se ejecuta periódicamente en lugar de estar disponible en tiempo real. Aunque está ampliamente superado por otros más modernos, tiene un indudable interés histórico.

No es necesario ir corriendo a suprimir Analytics en este momento, pero es importante conocer que existen alternativas y mantenernos informados sobre la evolución de la situación, por si acaso. Y, de cualquier forma, para aquellas organizaciones preocupadas por la privacidad y la protección de datos, sin duda es un buen momento para estudiar el asunto.

Artículo actualizado el 25 de Enero de 2022 para añadir PostHog; el 10 de Febrero para recoger el dictamen de la CNIL francesa.